8 de diciembre de 2011

Here today

Cuando una persona especial muere siempre quedan la añoranza, los recuerdos, las suposiciones sobre cómo habrían sido las cosas si aquello no hubiera ocurrido... Y todo lo que en su día era casi imperceptible, poco a poco se va apoderando de ti, y casi sin darte cuenta, aspectos de esa persona que creíste que jamás encajarían contigo, se ensamblan a tu personalidad con una naturalidad sorprendente. Y te enorgulleces de ver que el tiempo acorta las distancias (aunque no haya sido tu intención y te asuste hacerte mayor) porque eso hace que la sientas más cercana y ya se sabe que la añoranza a veces se conforma con migajas. Lo malo son estos días en que todo se te descoloca y te das cuenta de lo mucho que la has necesitado, la necesitas y la necesitarás. Y no hay consuelo que valga, porque "lo pasado, pasado está", lo lleves a cuestas o no.

Y en estos días, también sin quererlo, la casualidad suele traerme alguna canción que lo intensifica todo. ¡Qué grande es la música! ¡Y qué grandes "los cuatro de Liverpool"! Juntos o separados.

8 comentarios:

  1. Pues sí, The Beatles son palabras mayores, no se pueden comprar con ningún otro grupo, por muy buenos que sean otros grupos. Y esta canción es preciosa, no la conocía, conozco poco de ellos en solitario. Me gusta este blog también. :-)

    ResponderEliminar
  2. Uyy, quería decir que no se pueden COMPARAR, no comprar.. aunque bueno, tal y como está la cosa, poca cosa se puede comprar... je, je, je.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, nunca me había planteado eso de comprar un grupo, y menos los Beatles... Gracias por tus comentarios.

    ResponderEliminar
  4. Y esas personas siguen un poco vivas en nosotros. Al menos eso me pasa a mi...


    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
  5. Ésta entrada necesitaba comentártela, ya sabes que adoro a los Beatles, pero no me voy a parar en ello.
    La verdad que hoy llevo un día un poco así, tal y como lo explicas, recordando momentos con personas que ya no están conmigo, y con esos "y si" y "qué habría ocurrido" en la cabeza toda la mañana.
    No soy de las que tengo mucho apego por las personas, pero cuando alguien me importa, lo es de verdad. Se puede llegar a psar muy mal por la pérdida de alguien que quieres, por desgracia, pero cuando pasa esa mala racha, luego todo queda extrañamente tranquilo. Y es entonces cuando los recuerdos que antes te hacían llorar, o estar mal, ahora te hacen sonreír y desear que estuvieran contigo en estos momentos.
    Es como si echarlos de menos no doliera, ésa es la sensación que tengo, :)
    La canción, como siempre, fantástica, preciosa, muy dulce. Mccá nunca deja indiferente.

    ResponderEliminar
  6. Preciosa entrada, preciosa canción y preciosa tú.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Para Pérfida: Bienvenida al blog. Te doy toda la razón, "la energía" no se crea ni se destruye, solo se transforma... eso es lo que creo que pasa cuando alguien muere, que físicamente no está, pero perdura lo que ha dejado en otros. :)

    Para Irene: "extrañamente tranquilo"... me ha encantado. Porque es cierto que no siempre puedes estar llorando, llega un punto en que vives con ello con toda normalidad y es, incluso, "extrañamente bonito" reírse con los recuerdos como te ríes tomando unas cervezas en un bar. Y hablas de ellos como si nada malo hubiera pasado... Salvando pequeños momentos de bajón, me pasa lo mismo que a ti. Me alegra que te guste la canción, aunque no lo dudaba. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Rulk, como siempre... ¡qué majo! :) Otro abrazo para ti.

    ResponderEliminar

En capítulos anteriores...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.